Gracias

Tu, Bella inocente, que me has hecho encontrarme a mi mismo, que fuiste mi salvación y mi mayor derrota.

 

Tu, silencio con nombre que me enseñaste a usar mis alas y me juraste confianza.

 

Gracias por mantener mi libertad, porque te daría mi alma si así me la pidieras.

Leave a Comment